La tapa es una expresión española para referirse al aperitivo que se toma generalmente en un bar acompañada de una bebida alcohólica (cerveza o copa de vino).

Las hay desde las más sencillas como un trozo de queso con unos picos de pan hasta las más elaboradas como “un cigarro para Bécquer” (rollo de pasta brick relleno de sepia, tinta de calamar y algas).

Frente a los platos de comida tradicionales (primero, segundo y postres) las tapas permiten comer una gran variedad de alimentos en diferentes bocados pequeños.

Aunque al principio las tapas se reducían a lonchas de chacinas, quesos, aceitunas o frutos secos, más tarde luego se fueron añadiendo guisos tradicionales: albóndigas, carnes guisadas, pescados fritos, gazpacho…. Hoy en día además de los anteriores nos encontramos con tapas muy elaboradas que se presentan a concursos todos los años.

Su precio, más bajo que el de un plato de comida al uso, es otra de las ventajas que presentan las tapas. Y aunque hace años las tapas se comían antes de la comida principal, actualmente, suponen en sí misma una comida.

La dimensión social de las tapas es, finalmente, uno de los mayores atractivos de las mismas.

“Tapear” consiste en visitar varios bares en donde, en cada uno, se toma en la barra de pie una copa de vino o una cerveza con alguna tapa.

Al comer de esta manera se favorece la conversación y las relaciones sociales. Cuando se va de tapas se puede hablar de cosas banales o llegarse a hacer negocios, sobre todo en Andalucía.

En algunas zonas de España como Andalucía oriental, Extremadura, las dos Castillas y Madrid, uno recibe una tapa gratis al pedir una bebida (cerveza o vino). Esta tapa suele ser bastante pequeña como una croqueta o un trozo de queso. Si se desea comer más entonces hay que pedir raciones o platos de comida por las que hay que pagar (a partir de unos 6,00€). En este caso por ejemplo una cerveza te suele costar 2,00 € y te dan una pequeña tapa.

En el resto de España la bebida no lleva asociada una tapa gratis sino que hay que pagar por las dos. En este otro caso la cerveza es más barata, suele costar 1,20 €. Las tapas se pueden encontrar desde los 2,50€ o 3,00 €, las más sencillas, y unos 4,00 € las más elaboradas y siempre traen más cantidad de comida que las que te ofrecen gratis.

Hay infinidad de tapas. Pueden ser frías o calientes, sencillas o elaboradas, tradicionales o innovadoras.

Según la época del año y la región, las recetas pueden variar, pero existen unas ofertas básicas que encontrarás en casi toda España.

Tapas frías: aceitunas, almendras, jamón serrano, chorizo, salchichón y queso, tortilla de patatas, papas aliñás, ensaladilla, gazpacho, salmorejo, boquerones en vinagre…

Calientes: pescado frito, croquetas, guisos en salsa, pisto, arroces, patatas bravas…

Las tapas son un lujo gastronómico al alcance de todos.